16.7 C
Guadalajara
miércoles, diciembre 1, 2021
spot_img
More

    Al pueblo pan y circo

    Adela Santos
    Twitter:
    @adhieSantos
    IG: adhie.santos

    2021, el año electoral en tiempos de COVID. El 6 de junio se disputarán en comicios 19, 915 cargos de elección popular en todo el país. Tan solo en Jalisco se elegirán 1,769 funcionarios; 38 diputados, 125 presidentes municipales, 125 síndicos y 1481 regidores[1].  Por lo que, hasta el 2 de junio seremos bombardeados por cientos de candidatos que quieren nuestro voto.

    Ante las restricciones de la pandemia por la COVID-19, los medios digitales se volvieron el principal espacio de los candidatos para intentar llegar a los votantes. El uso de las redes sociales para posicionar y difundir los mensajes de los candidatos se ha intensificado, y está convirtiendo a los candidatos en influencers. Sin mencionar que algunos candidatos ya lo eran desde antes… Estamos hablando de aquellos famosos que han decidido incursionar en la política.

    Cantantes, boxeadores, futbolistas y hasta modelos han llenado el registro para representar a algún partido político en estas elecciones. Esto no resulta algo nuevo, desde 2015 en México, los partidos políticos comenzaron a apostar por la postulación de famosos, por lo que ya hemos tenido diputados y gobernadores cuya trayectoria profesional históricamente estuvo más cerca de los reflectores que de una campaña electoral. Pues de acuerdo con el artículo 35° Constitucional, cualquier mexicano que posea las calidades que establezca la ley, tiene el derecho de votar y ser votado.

    Entre los principales requisitos de elegibilidad para un cargo público destacan: ser ciudadano mexicano; contar con credencial para votar; y ser originario del lugar en que se haga la elección o vecino de él con residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la fecha en que la votación sea efectuada. Los demás requisitos dependerán del cargo a que se aspire; sin embargo, en ningún punto de esta normatividad se estipula la formación, trayectoria o conocimientos que se requieren para poder contender en una campaña política.

    Esto quiere decir que efectivamente, en cualquier momento se puede decidir cambiar los reflectores por banderines y pancartas políticas. El problema no es el interés repentino por los asuntos públicos; la cuestión fundamental es el trasfondo que implica para los partidos políticos posicionar una imagen pública como estrategia de marketing y como una manera más segura de llegar a la gente.

    En la edición 2020 de Ranking Confianza en Instituciones de México, realizado por MITOFSKY se observa que los partidos políticos tienen el peor índice de confianza, (5.3), y que solo el 2.5% de los ciudadanos confía en ellos de acuerdo con la Encuesta Nacional de Cultura Cívica del INEGI. Pero ¿realmente la gente confía más en un personaje mediático que en los políticos en una elección?

    De acuerdo con la Encuesta Nacional en Vivienda aplicada por Parametría en 2015, siete de cada diez mexicanos (74%), preferiría votar por candidatos con experiencia política que por algún personaje del espectáculo; pues consideran que esta es una artimaña más de los partidos para obtener más votos (76%). Pero si esto es completamente cierto, entonces ¿cómo es que personajes como Sergio Mayer, Carmen Salinas o Ana Guevara ganaron un curul para legislar? Y, ¿por qué, en la elección 2021 se mantiene esta tendencia de posicionar a personajes como Paquita la del Barrio (diputación federal por Movimiento Ciudadano en Veracruz; Lupita Jones (gubernatura PRI,PAN,PRD de Baja California); Ernesto D’Alessio (Gubernatura PES, Nuevo León) o al propio Bofo’ Bautista candidato a la alcaldía de Guadalajara por el Partido Verde Ecologista de México? Entre muchos otros…

    La respuesta en algunos casos podría ser mantener el registro, según lo señala Mónica Montaño, coordinadora del Observatorio Electoral de la Universidad de Guadalajara (UdeG). En otros casos, “ganar un espacio por repechaje”, siendo esta, la última estrategia de algunos partidos para contender en lugares en los que existe una clara tendencia política que no les favorece. La pregunta aquí es; ¿cuál es la motivación o por qué se prestan estos personajes a una afrenta en la que tienen pocas posibilidades de ganar?

    Las respuestas pueden ser varias… El interés por el bien público y la lucha contra la corrupción no se descarta. Y aunque hay personajes cuya incursión política en 2021 no ha sido la primera; lo cierto es que estos candidatos tienen poca o nula experiencia en asuntos públicos, por lo que el despliegue técnico de campañas y propuestas implica un esfuerzo interesante por parte de las estructuras partidistas. Sin embargo, al planear estas candidaturas como una estrategia de dispersión de votos, las campañas de los famosos hacen mucho más ruido mediático y son más llamativas que las de los políticos, (y en muchos casos con un menor esfuerzo).

    Pese a que el escenario parece desalentador, no todo está perdido. Podría sorprendernos el caso en que un famoso se interese en la política y desarrolle una plataforma de planeación aprovechando su carisma con el público para fines sociales. El caso del boxeador Manny Pacquiao en Filipinas, quien actualmente es senador en su país, cargo para el que fue elegido en 2016. El boxeador incursionó en la política en 2007, y este es el segundo cargo público que ocupa hasta ahora con pretensiones a la presidencia nacional.

    Si bien, Pacquiao demostró un gran talento en el boxeo, no se ha quedado atrás en su papel como burócrata. Él es un buen ejemplo de que puede detonarse un interés genuino por la política y defender una postura social representativa para su país, ganando aun más la confianza de su electorado al licenciarse en 2019 en Ciencias Políticas y Administración Pública para continuar su lucha fuera del ring.

    Cabe mencionar que, en la política, las peleas del ring quedan fuera. Aun cuando en su vida deportiva Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao fueron eternos rivales, el pasado 15 de abril, Pacquiao escribió a través de Twitter un mensaje de apoyo en la contienda de Juan Manuel Márquez a la diputación federal por el partido verde en la delegación Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, recordándole que la política no es un negocio sino un servicio público[2]. Pacquiao confirma el principio aristotélico sobre la preparación, como una condición para construir un liderazgo educado que pueda tomar las mejores decisiones de gobierno.

    En este contexto, es el electorado el que forja la necesidad; entendiendo ello es indiscutible que si lo que la sociedad busca es entretenimiento, los estrategas políticos brindarán a sus asesorados las herramientas para una campaña de distracción y divertimiento confirmando el precepto romano –“panem et circenses”- (en español: al pueblo, pan y circo), bajo el cual se ofrecía al pueblo espectáculo al cambio de su obediencia y confianza a la élite política. En cambio, si como sociedad exigimos candidatos y propuestas serias, los partidos políticos no tendrán otra opción que construir un escenario para ello.

    Como una invitación a la reflexión de lo que sucede en nuestras redes sociales evaluemos si aceptamos más tiktoks de los candidatos bailando, o exigimos respuestas y posturas ante los problemas públicos. Consideremos que las herramientas digitales nos han permitido, en los últimos años hacer demandas, visualizar problemas, generar propuestas y sobre todo, construir una barrera unificada cuando existe un interés. Dejemos de compartir y likear videos políticos que no contengan un mensaje claro, una identidad y sobre todo aquellos que identifiquemos como “puro entretenimiento”, nuestro voto no es un juego.

     

     


    Adela Santos es Internacionalista, con Maestría en Relaciones Económicas Internacionales y Cooperación. Tiene experiencia en el servicio público y la investigación. Actualmente es Coordinadora de Proyectos en el Instituto One Health Mx.
    Twitter: @adhieSantos
    IG: adhie.santos

    [1] 20 diputaciones de mayoría relativa, 18 diputaciones de representación proporcional, 125 presidencias municipales y alcaldías, 125 sindicaturas y 1481 regidurías.

    [2] Manny Pacquiao @MannyPacquiao. 15 abr. @JMMarquezOf:  I am humbled that you have taken notice of my work in the Philippines. Let us be partners in our fight  against corruption. Remember always – politics is not a business, it is public service.  Wish you the best, my friend. Vaya con Diyos! https://twitter.com/MannyPacquiao/status/1382759678229286913?s=20

    Redacción
    AGENDA PÚBLICA MX es una comunidad que conecta a aquellos interesados en la vida pública de su localidad con la finalidad de intercambiar opiniones, compartir proyectos, eventos, convocatorias, noticias y artículos, abriendo la posibilidad a integrar una red de especialistas en diversos temas que fortalezcan la vida pública de México.

    Related Articles

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Conectate

    0SeguidoresSeguir
    2,029SeguidoresSeguir
    - Advertisement -spot_img

    LO + VISTO