16.7 C
Guadalajara
miércoles, diciembre 1, 2021
spot_img
More

    ¿Qué pasaría si aceptamos que no hay agua?

    Calep Pimienta González
    Twitter: @CalepPimienta
    Facebook: @CalepPimienta

    En las últimas semanas nos hemos enfrentado a cortes prolongados en el abastecimiento de agua en más de 200 colonias del Área Metropolitana de Guadalajara. Todo parece indicar que la realidad entredicha en el pasado nos ha alcanzado. Aunque el tema del agua siempre ha mantenido un cierto grado de interés en el lente público, el discurso predominante es el de pensar que somos un país agraciado con el recurso hídrico y cuando falta es por que se está en época de estiaje, por lo que basta con redireccionar la distribución del agua de una fuente a la otra.  

    La realidad es que el problema de la gestión del agua radica en su premisa inicial, en su definición misma. Se piensa que hay agua y basta con incrementar la infraestructura hidráulica para hacerla llegar. No obstante, año tras año se observa como las épocas de sequía se alargan y las afectaciones al derecho humano del acceso al agua se incrementan, más aún, la crisis global por cambio climático complejiza la previsión sobre la disponibilidad del agua – dado a que esta es cada vez más variable- lo cual representa un mayor riesgo por escasez y calidad del recurso en nuestras ciudades. 

    En este entendido se ha conducido la política del agua en la entidad y nuestros municipios, llevándonos a vivir desde el desentendimiento entre el ciclo natural del agua y nuestras actividades en la ciudad. Pero qué pasaría si aceptamos que no hay agua, si lográramos vincular nuevamente las necesidades de consumo con la capacidad abastecimiento, reserva y recarga de nuestras fuentes hídricas.

    En primer lugar, habría que establecer acciones en el corto plazo. Las prácticas de consumo de nuestra sociedad están arraigadas en los excesos y, sin lugar a duda, los conflictos por escasez no esperarían. En este sentido, la urgencia sería la directriz de las medidas, no obstante, se tendría que abrir paso a un proceso de desmonopolización de la gestión del agua. Hay que señalar que el estado no es el único responsable para la toma de decisiones, por lo que el involucramiento de la sociedad civil y el sector privado son esenciales para encaminar alternativas para la reducción del consumo del agua y la correcta distribución del recurso por medio de pipas (como medida alterna a la infraestructura instalada), en donde prácticas abusivas de concentración o elevación de precios son inaceptables. 

    Aunado a esto y bajo el entendido de que no hay agua, el establecimiento de campañas de comunicación para la reducción del consumo en los hogares y sectores productivos sería fundamental, además de la promoción del gasto estratégico del agua y sus alternativas de reutilización. El lineamiento básico para el consumo es el entendimiento de los límites naturales del recurso y nuestra obligada adaptación a estos, no viceversa.  

    En el mediano y largo plazo, es fundamental replantear el sistema institucional actual bajo la comprensión de las responsabilidades en que las autoridades han incurrido por su pésima gestión del recurso hídrico. La estructura actual, ha sido retratada de lleno en su incapacidad por comprender la problemática y su incredulidad de pensar que más megaobras hidráulicas son la solución, sin mencionar su tendencia por pensar que más autoridades son igual a mejores resultados, el ejemplo claro de esto es la Secretaria de Gestión Integral del Agua del Estado, dependencia de reciente creación. 

    En suma, la crisis por escasez del agua en el estado plantea la necesidad – ya anunciada– de ajustar los medios institucionales con los que las autoridades responsables en la materia cuentan para cumplir con sus obligaciones. Además de identificar a sus contrapartes del sector social y privado como parte de la solución. Para esto, parece que la definición del problema es la forma más básica – aunque difícil de aceptar- para garantizar el derecho al acceso al agua de todas las personas en nuestra ciudad.

     

     


    Calep Pimienta González es Politólogo por el ITESO y colaborador en TRANSVERSAL.
    Twitter: @CalepPimienta

     

    Redacción
    AGENDA PÚBLICA MX es una comunidad que conecta a aquellos interesados en la vida pública de su localidad con la finalidad de intercambiar opiniones, compartir proyectos, eventos, convocatorias, noticias y artículos, abriendo la posibilidad a integrar una red de especialistas en diversos temas que fortalezcan la vida pública de México.

    Related Articles

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Conectate

    0SeguidoresSeguir
    2,029SeguidoresSeguir
    - Advertisement -spot_img

    LO + VISTO